Indonesia se acerca a España en busca de inversores

Banderas de Indonesia y España

Banderas de Indonesia y España

 

Cuando miramos al mundo emergente, no siempre levantamos la vista más allá de China cuando nos dirigimos al Este y de Latinoamérica cuando nos orientamos al Oeste. Sin embargo, ahora que el crecimiento del país del dragón parece que empieza a flaquear, conviene hacer un esfuerzo por echar un vistazo a otras regiones asiáticas. Y para muchos expertos, una de las más atractivas en este momento es Indonesia.

 

Se trata de la mayor economía del sudeste asiático, con una población superior a los 240 millones de habitantes. Su economía crece a un envidiable ritmo del seis por ciento anual y cuenta con todos los ingredientes de un atractivo país emergente: una creciente clase media, mayor estabilidad política que en épocas pasadas, riqueza de recursos naturales y un plan de Gobierno para acelerar el desarrollo. Con ello, se ha ganado un puesto en el grupo de los «Siete Emergentes» (BRIC más Indonesia, México y Turquía) o los EAGLES de BBVA (países que crecerán por encima del G7 en los próximos años). «El consumo es el motor clave. La mitad de la población es menor de 30 años y está ganando poder adquisitivo, gracias a las subidas en el sueldo mínimo», explica George Gosden, gestor del fondo Threadneedle Asian Equity Income.

Sin embargo, las empresas españolas aún explotan poco este mercado. Desde la embajada de Indonesia en nuestro país destacan la presencia de cinco de ellas: EADS, Indra, Abengoa y Sol Meliá. Esta última cuenta con ocho hoteles en el sudeste asiático (cinco en Indonesia). Y es que esta región fue el destino turístico que más creció en número de viajeros durante 2012, al recibir un nueve por ciento más de turistas que en 2011. A nivel mundial, el crecimiento medio fue del cuatro por ciento. Por ello, el Gobierno indonesio está buscando inversores para financiar una expansión del sector turístico que dé respuesta a una mayor demanda.

 

Potencial en obra civil y transportes

 

Pero si hay un sector que las autoridades indonesias están colocando en el escaparate de la inversión internacional, ese es el de las infraestructuras. El Gobierno quiere destinar este año 1.500 millones de euros para financiar su crecimiento.

El pasado 8 de marzo, la Embajada de Indonesia en nuestro país organizó un encuentro con empresarios españoles para vender los principales proyectos estatales. A él acudieron representantes de CAF y Talgo, los dos fabricantes nacionales de ferrocarriles. Y es que uno de los principales proyectos ferroviarios de Indonesia requiere una inversión de 2.000 millones de dólares.

Además, en el sector de la obra civil las autoridades indonesias han reconocido contactos con Acciona y OHL, que podrían tener interés en las concesiones de las nuevas autovías que el Gobierno construirá en los próximos años.

Al encuentro celebrado en Madrid también fueron convocadas algunas compañías relacionadas con el sector de la energía y materias primas. «El país es rico en recursos y es un gran exportador de aceite de palma y carbón térmico, por lo que puede beneficiarse de un crecimiento en el precio de las ‘commodities’», explica Caroline Keen, gestora del fondo Asian Equity Fund de BNY Mellon.

Abengoa ha sido la compañía española que más ha aprovechado esta área, mediante acuerdos para importar aceite de palma (un tipo de «biofuel»). Aunque en este campo hay que mencionar algunas malas experiencias con la empresa indonesia Sinar Mas. Abengoa y otros grandes grupos de nombre internacional rompieron contratos con ella por la sobreexplotación de los bosques del país asiático. A pesar de ello, el grupo español de energías renovables también atesora experiencias positivas con su antigua filial Telvent, que se hizo con la gestión de la red nacional de gasoductos de la indonesia Pertamina Gas.

 

Crecimiento bancario

 

La banca es otros de los sectores prometedores. Desde Threadneedle reconocen que «el sector financiero presenta buenas oportunidades para desarrollar el crecimiento del consumo. Los bancos han elevado sus carteras de préstamos personales de forma extensiva para la adquisición de coches, motos e hipotecas. En nuestro fondo contamos con Banco Mandiri, que ha aprovechado de forma satisfactoria la expansión del crédito y el ‘boom’ en depósitos para clientes minoristas», explica Gosden.

Santander y BBVA ya están presentes en el país, pero los gestores de fondos reconocen ver especial atractivo en las entidades financieras autóctonas. «Los bancos ofrecen el acceso más sencillo para los inversores extranjeros y se encuentran en una posición privilegiada para aprovechar el potencial de una economía que crece al seis por ciento», considera David Park, gestor de fondos de renta variable emergente y co-gestor del Carmignac Emerging Discovery. Sin embargo, la inversión directa en bolsa debe mirarse con cuidado. Todos los expertos consultados coinciden en la falta de liquidez de este mercado. Por ello, lo más adecuado para un particular puede ser invertir a través de fondos.

Por último, en un archipiélago como Indonesia, las tecnologías para el transporte marítimo y aéreo son fundamentales. En esta área, Indra gestiona parte del tráfico aéreo del país y, recientemente, ha implantado su tecnología en submarinos de la armada indonesia. Otra cotizada en nuestro parqué, EADS, tiene oficinas en Yakarta y su filial Airbus Military ha vendido varios aviones de guerra al país y otras aeronaves de pasajeros a aerolíneas comerciales.

Muhammad Chatib Basri: «Queremos construir infraestructuras y mejorar la conectividad en Indonesia»

El ministro de inversiones de Indonesia, Muhammad Chatib Basri, se reunió el pasado 8 de marzo con un nutrido grupo de empresarios españoles para defender las bondades del país y buscar compañías que inviertan. «Los sectores más interesantes para las compañías españolas son las infraestructuras, el agua, las carreteras, los puertos, hoteles y estilo de vida». El ministro reconoció la necesidad de invertir en todas estas áreas para cubrir las necesidades de una clase media en fuerte crecimiento. «Actualmente, 47 millones de indonesios forman parte de esa clase media. Está previsto que en 2030 sean 230 millones de personas los que la formen», aseguró el ministro.

Fuente: finanzas.com / Foto: crossed-flag-pins / Selección: JLJM